el juego


la historia

 

 Desde los orígenes de los tiempos, en el país de Mambré, existía una mágica joya “El Cetro Buadhan” . Tenía la propiedad de hacer a su dueño conocedor de la verdadera personalidad de todo aquel que estuviera en su presencia, de nada servían las apariencias ni las mentiras, ante el cetro, toda persona se encuentra desnuda.

 

Debido a la importancia de esa joya, se creó, una orden de caballeros compuesta por catorce guerreros que servían al reino, estaban liderado por Evagrio el Póntico elegido rey por unanimidad por su valores, era sin duda el primer caballero, y a él le correspondía guardar y proteger el “El Cetro Buadhan” . Con el tiempo la unión entre los caballeros empezó a hacer aguas por las ambiciones personales y sin el conocimiento de la mayoría de sus miembros, se fue creando una liga secreta con el propósito expreso de derrotar a Evagrio.

 

La liga estaba formada por: Hyfforddiant, Gier, Lust, Harag, Litótita, Envie y Ubuvila

 

Un día hace 36 años, en una jornada de caza el rey persiguiendo a un jabato, se internó en lo profundo de la maleza, y allí, bajándose del caballo, siguió a pie hasta que cayó en un profundo sueño, vio como un grupo de siete caballeros se convertirían en traidores y luchaban contra los protectores del reino. Desde entonces el rey escondió el “El Cetro Buadhan” en un lugar sagrado alejado de las codicias de los caballeros.

 

Los caballeros de la liga sirvieron al reino durante seis años, ganándose una gran reputación durante este tiempo como los caballeros más fuertes de Mambré. Sin embargo, debido a que fueron inculpados por asesinar a Evagrio, el Gran Caballero Sagrado, se los tachó de bandidos y traidores. Obligados a dispersarse para evitar ser capturados, consiguieron escapar por separado.

 

Con el paso del tiempo, cada caballero caído, fue tomando posesión de su territorio creando cada uno su propia nación, pero en el fondo, seguían formando parte de la liga, cuyo objetivo era vencer a los siete pueblos y encontrar el “El Cetro Buadhan” para perpetuarse en el poder.

 

Mientras tanto, el tiempo pasaba en el reino de los siete pueblos. Tras la muerte de Evagrio su hijo Juan Casiano lo sustituyo y consiguió mantener las fronteras del reino estables. Juan duró poco tiempo en el reinado, un lamentable accidente de caza provocó su muerte prematura, aunque según las habladurías, el accidente no fue tal, la mano de la liga es alargada y aunque no se pudo probar su participación, lo cierto es que la liga estaba tomando cada vez más poder. Al escuchar estas acusaciones, los Señores de la liga se encargaron de formar un gran ejército que está listo y dispuesto para luchar por derrocar al nuevo rey Gregorio, pero como estaba en la antigua premonición, el grupo de fieles, los siete pueblos: Iselder, Bujari, Chastity, Türelem, Iremía, Charité y Ukuzikhandla, están dispuestos a defender sus fronteras.