"«Yo es­ta­ré siem­pre con us­te­des hasta el fin del mun­do» (Mt 28,20)

«Yo es­ta­ré siem­pre con us­te­des has­ta el fin del mun­do» (Mt 28,20). Es­tas úl­ti­mas pa­la­bras del Evan­ge­lio de Ma­teo evo­can el anun­cio pro­fé­ti­co que en­con­tra­mos al inicio: «A Él le pon­drán el nom­bre de Ema­nuel, que sig­ni­fi­ca: Dios con no­so­tros» (Mt 1,23; Cfr. Is 7,14). Dios es­ta­rá con noso­tros, to­dos los días, has­ta el fin del mun­do. Je­sús ca­mi­na­rá con no­so­tros: to­dos los días, hasta el fin del mun­do. Todo el Evan­ge­lio esta con­te­ni­do en­tre es­tas dos ci­tas, pa­la­bras que comunica­ el mis­te­rio de Dios cuyo nom­bre, cuya iden­ti­dad es es­tar-con: no es un Dios ais­la­do, es un Dios-con no­so­tros, en par­ti­cu­lar con no­so­tros, es de­cir, con la crea­tu­ra hu­ma­na. Nues­tro Dios no es un Dios au­sen­te, se­cues­tra­do en un cie­lo le­jano; es en cam­bio un Dios “apa­sio­na­do” por el hom­bre, así tier­na­men­te aman­te de ser in­ca­paz de se­pa­rar­se de él. No­so­tros hu­ma­nos so­mos habiles en arrui­nar víncu­los y de­rri­bar puen­tes. Él en cam­bio no. Si nues­tro co­ra­zón se en­fría, el suyo per­ma­ne­ce siem­pre in­can­des­cen­te. Nues­tro Dios nos acom­pa­ña siem­pre, in­clu­so si por degracia no­so­tros nos ol­vi­dá­ra­mos de Él. En el pun­to que di­vi­de la in­cre­du­li­dad de la fe, e­decisivo el des­cu­bri­mien­to de ser ama­dos y acom­pa­ña­dos por nues­tro Pa­dre, de no ha­ber sido ja­más abandonados por Él.

Nues­tra exis­ten­cia es una pe­re­gri­na­ción, un ca­mino. A pe­sar de que mu­chos son mo­vi­dos por una es­pe­ran­za sim­ple­men­te hu­ma­na, per­ci­ben la se­duc­ción del ho­ri­zon­te, que los im­pul­sa a ex­plo­rar mun­dos que to­da­vía no co­no­cen. Nues­tra alma es un alma mi­gran­te. La Bi­blia está lle­na de historias de pe­re­gri­nos y via­je­ros. La vo­ca­ción de Abraham co­mien­za con este man­da­to: «Deja tu tie­rra» (Gen 12,1). Y el pa­triar­ca deja ese pe­da­zo de mun­do que co­no­cía bien y que era una de las cu­nas de la ci­vi­li­za­ción de su tiem­po. Todo cons­pi­ra­ba con­tra la sen­sa­tez de aquel via­je. Y a pe­sar de ello, Abraham par­te. No se con­vier­te en hom­bres y mu­je­res ma­du­ros si no se per­ci­be la atracción del ho­ri­zon­te: aquel lí­mi­te en­tre el cie­lo y la tie­rra que pide ser al­can­za­do por un pueblo de ca­mi­nan­tes.

En su ca­mino en el mun­do, el hom­bre no está ja­más sólo. So­bre todo el cris­tiano no se sien­te jamás aban­do­na­do, por­que Je­sús nos ase­gu­ra que no nos es­pe­ra sólo al fi­nal de nues­tro lar­go viaje, sino nos acom­pa­ña en cada uno de nues­tros días.

¿Has­ta cuán­do per­du­ra­rá el cui­da­do de Dios en re­la­ción al hom­bre? ¿Has­ta cuán­do el Se­ñor Je­sús, ca­mi­na­rá con no­so­tros, has­ta cuán­do cui­da­rá de no­so­tros? La res­pues­ta del Evan­ge­lio no deja es­pa­cio a la duda: ¡has­ta el fin del mun­do! Pa­sa­ran los cie­los, pa­sa­rá la tie­rra, se­rán can­ce­la­das las es­pe­ran­zas hu­ma­nas, pero la Pa­la­bra de Dios es más gran­de de todo y no pa­sa­rá. Y Él será el Dios con no­so­tros, el Dios Je­sús que ca­mi­na con no­so­tros. No exis­ti­rá un día de nues­tra vida en el cual ce­sa­re­mos de ser una preo­cu­pa­ción para el co­ra­zón de Dios. Pero al­guno po­dría de­cir: “¿Qué cosa esta di­cien­do us­ted?”. Digo esto: no exis­ti­rá un día de nues­tra vida en el cual ce­sa­re­mos de ser una preo­cu­pa­ción para el co­ra­zón de Dios. Él se preo­cu­pa por no­so­tros, y ca­mi­na con no­so­tros, y ¿Por qué hace esto? Sim­ple­men­te por­que nos ama. ¿En­ten­di­do? ¡Nos ama! Y Dios se­gu­ra­men­te pro­vee­rá a to­das nues­tras ne­ce­si­da­des, no nos aban­do­na­rá en el tiem­po de la prue­ba y de la os­cu­ri­dad. Esta cer­te­za pide ha­cer su nido en nues­tra alma para no apa­gar­se ja­más. Al­guno la lla­ma con el nom­bre de “Pro­vi­den­cia”. Es de­cir, la cer­ca­nía de Dios, el amor de Dios, el ca­mi­nar de Dios con no­so­tros se lla­ma tam­bién “Pro­vi­den­cia de Dios”: Él pro­vee nues­tra vida”.

No es ca­sual que en­tre los sím­bo­los cris­tia­nos de la es­pe­ran­za exis­te uno que a mí me gus­ta tan­to: es el an­cla. Ella ex­pre­sa que nues­tra es­pe­ran­za no es ba­nal; no se debe con­fun­dir con el sen­ti­mien­to mu­ta­ble de quien quie­re me­jo­rar las co­sas de este mun­do de ma­ne­ra utó­pi­ca, ha­cien­do, con­tan­do sólo en su pro­pia fuer­za de vo­lun­tad. La es­pe­ran­za cris­tia­na, de he­cho, en­cuen­tra su raíz no en lo atrac­ti­vo del fu­tu­ro, sino en la se­gu­ri­dad de lo que Dios nos ha pro­me­ti­do y ha rea­li­za­do en Je­su­cris­to. Si Él nos ha ga­ran­ti­za­do que no nos aban­do­na­rá ja­más, si el inicio de toda vo­ca­ción es un “Sí­gue­me”, con el cual Él nos ase­gu­ra de que­dar­se siem­pre de­lan­te de no­so­tros, en­ton­ces ¿Por qué te­mer? Con esta pro­me­sa, los cris­tia­nos pue­den ca­mi­nar don­de sea. Tam­bién atra­ve­san­do por­cio­nes de mun­do he­ri­do, don­de las co­sas no van bien, no­so­tros es­ta­mos en­tre aque­llos que tam­bién ahí con­ti­nua­mos es­pe­ran­do. Dice el sal­mo: «Aun­que cru­ce por os­cu­ras que­bra­das, no te­me­ré nin­gún mal, por­que tú es­tás con­mi­go» (Sal 23,4). Es jus­ta­men­te don­de abun­da la os­cu­ri­dad que se ne­ce­si­ta te­ner en­cen­di­da una luz. Vol­va­mos al an­cla: el an­cla es aque­llo que los na­ve­gan­tes, ese ins­tru­men­to, que lan­zan al mar y lue­go se su­je­tan a la cuer­da para acer­car la bar­ca, la bar­ca a la ori­lla. Nues­tra fe es el an­cla del cie­lo. No­so­tros te­ne­mos nues­tra vida an­cla­da al cie­lo. ¿Qué cosa de­be­mos ha­cer? Su­je­tar­nos a la cuer­da: está siem­pre ahí. Y va­mos ade­lan­te por­que es­ta­mos se­gu­ros que nues­tra vida es como un an­cla que está en el cie­lo, en esa ori­lla a dón­de lle­ga­re­mos.

Cier­to, si con­fiá­ra­mos solo en nues­tras fuer­zas, ten­dría­mos ra­zón de  sen­tir­nos de­silu­sio­na­dos y de­rro­ta­dos, por­que el mun­do mu­chas ve­ces se mues­tra con­tra­rio a las le­yes del amor. Pre­fie­re mu­chas ve­ces, las le­yes del egoís­mo. Pero si so­bre­vi­ve en no­so­tros la cer­te­za de que Dios no nos aban­do­na, de que Dios nos ama tier­na­men­te y a este mun­do, en­ton­ces en se­gui­da cam­bia la pers­pec­ti­va. “Homo via­tor, spe erec­tus”, de­cían los an­ti­guos. A lo lar­go el ca­mino, la pro­me­sa de Je­sús «Yo es­toy con us­te­des» nos hace es­tar de pie, er­gui­dos, con es­pe­ran­za, con­fian­do que el Dios bueno está ya tra­ba­jan­do para rea­li­zar lo que hu­ma­na­men­te pa­re­ce im­po­si­ble, por­que el an­cla está en la ori­lla del cie­lo.

El san­to pue­blo fiel de Dios es gen­te que está de pie – “homo via­tor” –  y ca­mi­na, pero de pie, “erec­tus”, y ca­mi­na en la es­pe­ran­za. Y a don­de quie­ra que va, sabe que el amor de Dios lo ha pre­ce­di­do: no exis­te una par­te en el mun­do que es­ca­pe a la vic­to­ria de Cris­to Re­su­ci­ta­do. ¿Y cuál es la vic­to­ria de Cris­to Re­su­ci­ta­do? La vic­to­ria del amor. Gra­cias.

Francisco